Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

Zero 43
4 de julio de 2024

Desafiar la crisis: el nuevo Marco Global de Biodiversidad y los retos globales de su implementación

Hoy más que nunca, la política pública global juega un papel fundamental para enfrentar la triple crisis planetaria.

El cambio climático, la contaminación y la pérdida de biodiversidad representan un complejo escenario para que sociedades y culturas occidentales revisen sus modelos de desarrollo e incorporen soluciones y nuevas aproximaciones para lograr que se mantenga la vida en el planeta. En 2022, los países firmantes del Convenio sobre Diversidad Biológica se pusieron de acuerdo alrededor de un nuevo Marco Global de Biodiversidad con el objetivo de detener la alarmante pérdida de biodiversidad y alcanzar una meta ambiciosa de lograr vivir en armonía con la Naturaleza para 2050.

Introducción

Aunque las iniciativas pasadas por preservar la biodiversidad fueron notables, el avance de las metas acordadas en 2010 durante la 10ª Conferencia de las Partes en Aichi fue, por decir lo menos, agridulce. Dichas metas fueron un esfuerzo global importante para detener y reversar la pérdida de biodiversidad. Si bien se lograron algunos avances significativos en la conservación de ciertos ecosistemas y especies, la realidad es que la mayoría de las metas establecidas para 2020 no se cumplieron. La pérdida de hábitats naturales, la disminución de poblaciones de especies terrestres, marinas y dulceacuícolas, la proliferación de especies invasoras y la continua degradación de ecosistemas clave son recordatorios de la urgencia con la que el mundo debe actuar para salvaguardar la biodiversidad del planeta. A pesar de los logros parciales y los desafíos persistentes, el compromiso renovado hacia la conservación de la biodiversidad, como se refleja en el Nuevo Marco Global, ofrece una oportunidad valiosa para redefinir estrategias y acelerar esfuerzos hacia un futuro más sostenible y equitativo.

A finales de 2022, los 196 países que hacen parte del Convenio sobre Diversidad Biológica lograron un acuerdo histórico, denominado Marco Global de Biodiversidad, durante la Conferencia de las Partes (COP15) celebrada en Kunming y Montreal. Dicho acuerdo marcó un hito trascendental en los esfuerzos mundiales por preservar la biodiversidad. En este encuentro histórico, los líderes mundiales se comprometieron a acelerar la implementación de este nuevo marco, elevando la ambición de las Estrategias y Planes de Acción Nacionales para la Diversidad Biológica (NBSAP por sus siglas en inglés) y estableciendo un marco de monitoreo integral para evaluar el progreso de la conservación de la biodiversidad. Uno de los objetivos más destacados de este acuerdo global es la meta de preservar al menos el 30% de la biodiversidad del planeta para el año 2030, una iniciativa que refleja el reconocimiento de la urgencia de proteger los ecosistemas más vulnerables y garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

Kunming-Montreal: los desafíos globales

El Nuevo Marco Global de Biodiversidad acordado en la COP15 de Kunming-Montreal establece una serie de metas ambiciosas para abordar la crisis de biodiversidad y garantizar un futuro sostenible para el planeta y se fundamenta en una teoría de cambio que reconoce la necesidad de implementar medidas normativas a nivel mundial, regional y nacional para alcanzar el desarrollo sostenible. Estas medidas son esenciales para mitigar y revertir los efectos adversos que han contribuido a la aceleración de la pérdida de biodiversidad. El objetivo final es la recuperación de los ecosistemas y hacer realidad la visión establecida por el Convenio sobre la Diversidad Biológica de vivir en armonía con la Naturaleza para el año 2050. Este enfoque integral y coordinado supone el abordaje de las causas fundamentales de la degradación ambiental, de tal manera que la humanidad logre coexistir de manera sostenible con la naturaleza, su biodiversidad, ecosistemas y especies, a partir de cuatro objetivos:

El primer objetivo busca mantener, aumentar o restablecer la integridad, la conectividad y la resiliencia de todos los ecosistemas, reduciendo el ritmo y el riesgo de extinción de todas las especies a la décima parte para 2050, garantizando la preservación de la diversidad genética y el potencial de adaptación de las especies silvestres y domesticadas.

El segundo objetivo se centra en el uso sostenible de la biodiversidad y en la valoración, mantenimiento y mejora de las contribuciones de la naturaleza a las personas, respaldando así el desarrollo sostenible dentro de los límites planetarios establecidos.

El tercer objetivo enfatiza la necesidad de compartir de manera justa y equitativa los beneficios derivados del acceso a los recursos genéticos, particularmente con pueblos indígenas y comunidades locales. Se busca aumentar sustancialmente estos beneficios para 2050, al tiempo que se protegen los conocimientos tradicionales asociados con los recursos genéticos.

Finalmente, el cuarto objetivo aborda los medios de implementación adecuados para el Marco Global, incluidos recursos financieros, creación y fortalecimiento de capacidades, cooperación técnica y científica, y acceso a tecnología y su transferencia. Se busca garantizar que estos recursos estén disponibles de manera equitativa para todas las Partes, especialmente para los países en desarrollo y menos adelantados, reduciendo gradualmente el déficit de financiación de la biodiversidad y armonizando los flujos financieros con la Visión de la Diversidad Biológica para 2050.

En este contexto, el Marco presenta 23 metas que deben ser priorizadas y alcanzadas antes del año 2030 por parte de los países miembros del Convenio sobre Diversidad Biológica. Cada una de estas metas enfatiza aspectos clave para la conservación de la biodiversidad y el desarrollo sostenible y se resumen en los siguientes cursos de acción:

  • Conservación y gestión efectiva del 30% de las zonas terrestres, de aguas continentales y costeras y marinas, siendo fundamental aumentar la cantidad de áreas protegidas tanto en tierra como en agua para salvaguardar la biodiversidad y los ecosistemas.
  • Restauración efectiva del 30% de los ecosistemas terrestres, costeros, marinos y de aguas continentales degradados para mejorar la salud de los hábitats naturales y aumentar la resiliencia frente a las amenazas ambientales y del cambio climático.
  • Reducción a cero de la pérdida de superficies de importancia para la biodiversidad, deteniendo la pérdida de áreas críticas para la biodiversidad con el fin de proteger especies y ecosistemas en riesgo.
  • Reducción a la mitad de los desechos de alimentos a nivel mundial, minimizando la presión sobre los recursos naturales y mejorando la seguridad alimentaria.
  • Eliminación gradual o reforma de incentivos perjudiciales para la biodiversidad, movilizando al menos US$ 500.000 millones por año.
  • Movilización de al menos US$ 200.000 millones anuales de fuentes públicas y privadas para la financiación de la ejecución de planes y estrategias de biodiversidad, garantizando la financiación adecuada para incrementar la ambición de los NBSAPs e implementar acciones efectivas de conservación y restauración de la biodiversidad.
  • Aumento de los flujos financieros internacionales hacia los países en desarrollo a por lo menos US$ 30.000 millones cada año, asegurando una distribución equitativa de los recursos financieros para la conservación de la biodiversidad a escala global.
  • Transparencia y evaluación regular de riesgos y efectos en la biodiversidad por parte de empresas transnacionales e instituciones financieras, que garantice que las operaciones e impactos ambientales son adecuadamente manejados para garantizar la responsabilidad empresarial y su gestión sostenible de los recursos naturales.

Estas metas representan compromisos cruciales para abordar los desafíos de conservación de la biodiversidad y promover un desarrollo sostenible a nivel mundial. Su implementación efectiva requerirá la colaboración y el compromiso de gobiernos, empresas y la sociedad civil en su conjunto.

Ambición en la implementación: desafíos y oportunidades

Si bien el Nuevo Marco Global de Biodiversidad representa un hito significativo en los esfuerzos mundiales para la adecuada conservación, restauración y gestión sostenible de la biodiversidad, su implementación plantea una serie de desafíos complejos para las Partes del Convenio. Estos desafíos abarcan desde cuestiones financieras y técnicas hasta barreras políticas y sociales que pueden obstaculizar el avance hacia los objetivos establecidos.

Una de las principales barreras para la implementación efectiva del Nuevo Marco Global de Biodiversidad radica en la disponibilidad de financiamiento adecuado. A menudo, los países enfrentan restricciones presupuestarias significativas que limitan su capacidad para llevar a cabo acciones de conservación, restauración y gestión sostenible de la biodiversidad a gran escala. Además, muchos proyectos de conservación requieren inversiones a largo plazo, lo que puede ser difícil de garantizar en un contexto de recursos financieros limitados y prioridades gubernamentales que no incorporan la biodiversidad en el ciclo de vida de los proyectos públicos. Esta falta de financiamiento puede llevar a una implementación insuficiente de políticas y programas de conservación, comprometiendo los esfuerzos para proteger y restaurar la biodiversidad.

Para superar dichos desafíos financieros, es fundamental adoptar enfoques innovadores y sostenibles para la generación de fondos. El Marco prevé la exploración de mecanismos de financiamiento mixtos que combinen recursos públicos y privados, así como el desarrollo de instrumentos financieros especializados, como bonos y fondos de inversión en biodiversidad. Adicionalmente, es crucial fortalecer y direccionar la cooperación internacional y la movilización de recursos a través de alianzas globales de financiamiento basado en resultados para incentivar la inversión en proyectos de conservación con impacto comprobado. La diversificación de las fuentes de financiamiento y la promoción de prácticas económicas sostenibles pueden ayudar a garantizar una financiación más estable y adecuada para la conservación de la biodiversidad a largo plazo. Iniciativas como BIOFIN, contribuyen a que los países revisen las brechas financieras establecidas en sus marcos legales y normativas y a identificar fuentes de financiación nacional, incentivos y otros instrumentos para cubrir lo establecido en el Marco.

Uno de los desafíos más significativos que enfrenta la conservación de la biodiversidad es la transversalización sectorial. En muchos casos, los sectores económicos tradicionales no consideran adecuadamente la biodiversidad en sus procesos de planificación y toma de decisiones, lo que resulta en políticas públicas que carecen de enfoques integrados de biodiversidad, participación y conservación. Esta falta de integración se refleja también en los presupuestos nacionales y las cuentas económicas, donde la naturaleza y sus servicios no se contabilizan adecuadamente. Además, la economía no suele incorporar los beneficios y valores de la naturaleza en sus cuentas, lo que conduce a una subestimación de su importancia y contribución al bienestar humano y al desarrollo sostenible. Superar este desafío requiere un cambio fundamental en la forma en que se concibe y se gestiona la relación entre la economía y la biodiversidad, así como un compromiso renovado de todos los sectores de la sociedad para integrar plenamente la conservación, la restauración y la gestión sostenible de la biodiversidad en todas las áreas de la toma de decisiones y la planificación.

Rumbo a la COP16

A medida que nos acercamos a la COP16, Colombia emerge como un actor destacado en las negociaciones ambientales, ejerciendo su liderazgo como uno de los países megadiversos del mundo. Su rica biodiversidad y sus experiencias en la gestión de recursos naturales han influido significativamente en las discusiones internacionales sobre conservación. Colombia ha propuesto caminos y enfoques innovadores que han sido integrados en acciones concretas para la protección y manejo sostenible de la biodiversidad a nivel global.

En un esfuerzo por elevar la ambición y acelerar la implementación de estrategias y planes de acción nacionales sobre biodiversidad, Colombia ha asumido un papel de liderazgo junto con Alemania en la creación del NBSAP Accelerator Partnership. Esta iniciativa surge como respuesta a la necesidad de impulsar un cambio transformador en la conservación de la biodiversidad a escala nacional y mundial. El NBSAP Accelerator Partnership busca no solo aumentar la ambición de las estrategias nacionales, sino también acelerar su implementación efectiva en cada país participante.

Colombia, con su compromiso y experiencia en la gestión de la biodiversidad, se posiciona como un actor clave en la promoción de soluciones innovadoras y colaborativas para abordar los desafíos ambientales globales. A través de su liderazgo en el NBSAP Accelerator Partnership, el país busca inspirar a otros países a seguir su ejemplo y trabajar juntos para garantizar un futuro sostenible para la biodiversidad y el bienestar de las generaciones presentes y futuras.


Referencias

CBD Secretariat. Global Biodiversity Outlook 5. Convention on Biological Diversity, Montreal, Canada, 2020.

Díaz, S., Fargione, J., Chapin III, F.S., Tilman, D. Biodiversity loss threatens human well-being. PLoS Biology, vol. 4, no. 8, e277, 2006.

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. (18 de diciembre de 2022). Marco mundial Kunming-Montreal de la diversidad biológica: Proyecto de decisión presentado por la Presidencia. https://www.cbd.int/doc/c/2c37/244c/133052cdb1ff4d5556ffac94/cop-15-l-25-es.pdf

Reyers, B., Biggs, R., Cumming, G.S., Elmqvist, T., Hejnowicz, A.P., Polasky, S. Getting the measure of ecosystem services: a social-ecological approach. Frontiers in Ecology and the Environment, vol. 11, no. 5, pp. 268-273, 2013.

Sandbrook, C., Fisher, J.A., Holmes, G., Luque-Lora, R., Keane, A.M., Cunliffe, R., Duffield, S., Lobo, J., Mukherjee, N. The global conservation movement is diverse but not divided. Nature Sustainability, vol. 2, pp. 316-323, 2019.

Secretariat of the Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES). Global Assessment Report on Biodiversity and Ecosystem Services. IPBES, Bonn, Germany, 2019.


Autor

Diego Ochoa
Advocay & Outreach Lead, NBSAP Accelerator Partnership
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo [PNUD]
diego.ochoa@nbsapaccelerator.org

ISSN ELECTRÓNICO: 2344-8431
ISSN IMPRESO: 0123-8779

Artículos Recientes